CANDELA PERÚ

BIODIVERSIDAD

MARACUYÁ


Passiflora edulis

La maracuyá es un fruto de piel dura, mayormente amarillenta e incomestible que contiene un interior jugoso y lleno de semillas. Su sabor es ácido y con olor cítrico.

Loa maracuyá crece en climas tropicales y se ha esparcido por todo el mundo, desde América hasta Oceanía, donde los usos dependen del lugar en donde crecen.  En centro y Sudamérica, la maracuyá se utiliza para preparar todo tipo de jugos, postres y helados.

Es abundante en carotenoides, que actúan como antioxiantes previniendo el envejecimiento celular. La presencia de vitamina C también es muy importante ya que también actúa como antioxidante y ayuda a reducir la tensión arterial.

El aceite de este fruto extraído por el prensado al frío de las semillas es empleado en tratamientos contra alergias como el asma o la sinusitis, para mejorar la circulación sanguínea y como un efectivo desinflamante. Además ayuda a que se genere colágeno lo cual lo hace útil para cicatrizar y reparar pieles dañadas.